diumenge, 26 de març de 2017

Hay camino

El camí que va
de casa meva a casa teva
era una tercera casa.
Avui pensava
el temps que feia
que no baixava la rambla
i he enyorat
les façanes
i l’enrajolat del terra.
Quan he sortit no pretenia
tornar a tu:
volia saber si havien obert
alguna botiga nova,
i si els nens amics de la plaça
s’havien fet adolescents
i es magrejaven entre ells
davant les velles.
Crec que m’he creuat
amb la teva tieta.

Aquest casi estiu em té boja
amb aquests vespres
com de Festa Major
i de creure en la vida.

Invariablement, el camí
ha acabat a la teva porta,
i he dubtat-dubtat-dubtat,
però ja hi era.
I he picat al timbre
i m’he assegut al pedrís
i m’hi he quedat una estona.

dimecres, 15 de març de 2017

Rezándole al cambio



                                                             A la Marta

Creer,
como creen en Jesús y en la Virgen
y en quien sea,
en el cambio.
Creer en el cambio
como en el cielo.
Pensar en una mano ajena
como un gran gancho
plateado y brillante
que me cogerá con sus dedos de gancho
y me llevará vete a saber a dónde,
al país del cambio,
donde se respira como hay que respirar
y donde va a darme igual
esto
y eso
y aquello.
Sentarme a esperar
o, mejor aun,
hacer alguna cosa al respecto,
en todas direcciones,
como un pájaro encerrado
en una caja de cristal.
Puede hacer gracia.
“Por el amor de Dios
dile a este pájaro que pare de golpearse
que me está poniendo de los nervios”.

diumenge, 5 de febrer de 2017

Feng shui

Vigilant que el balcó quedés tancat,
em vaig deixar l’entrada oberta.
I van venir homes com lladres
i lladres com homes,
i van endur-se tot de coses
que mai hagués pensat que podrien interessar a algú.
I em van deixar la casa que feia pena:
entre el que van trencar
i el que van tirar per terra.
Vaig asseure’m a mirar-m’ho tranquil·lament.
Vaig encendre’m un cigarro.
Estava guapa amb aquella llum de vespre,
crec.
Semblava que hagués sobreviscut a alguna cosa.
I em va fer una mandra horrible
el que va venir després:
tornar a trobar un lloc per cada objecte,
pintar parets,
obrir finestres,
però podem dir que va servir
per entre tots fer endreça.

dijous, 12 de gener de 2017

A veces hasta nos entendemos

A veces hasta nos entendemos.
Un milagro de la comunicación
sucede

la misma idea, 
simultáneamente,  
está flotando en dos cabezas.
No ganamos en sentido,
pero un alivio florece
y se esparce
como si fuera musgo
forrándome por dentro,
y,
entonces,
las dudas
rebotan más flojito
en mis paredes,
y casi no puedo oirlas.

dissabte, 7 de gener de 2017

La noche está para un reggaetón lento

En aquest jardí preciós,
que és de cartró i pintura,
puc estar contenta o molt trista
de tot aquest temps que tinc
sense propòsit
ni deures explícits.
I quan m’agafa l’avorriment,
com a les bèsties tancades a la gàbia,
m’estiro a la voreta de la meva pau mental,
que s’acaba en un abisme
en línia recta,
i estiro un braç que deixo al buit
i el balancejo.
I crido Tu!
a aquell que s’aguanta penjant només d’un dit
i li dic Parlem-ne d’això de viure.
I no passa casi mai
però alguna vegada
de la conversa en trec una idea nova,
com un gran premi,
i me la penjo entre les meves herbes
amb orgull,
per si l’últim dia algú
va passant revista
del jardí de cadascú.

dijous, 1 de setembre de 2016

Ningún desastre

En el borde de esta mesa está mi taza.
Miradla mientras podáis.
Está demasiado cerca de la esquina, siempre me pasa con las cosas, no me doy cuenta.
Miradla mientras podáis, que yo voy a seguir hablando.
Me acuerdo perfectamente del día en que me la compré. Estaba en Italia de viaje.
“Últimamente estoy un poco apática”- estoy diciendo – “casi todo me da igual”.
Y muevo las manos rozando el aire inmediato a la taza.
Cualquier espectador con un mínimo de sangre en las venas estaría bastante nervioso.
Es una taza blanca y tiene un poema escrito a mano.
Un arte se llama el poema.
Es más delgada en la base y luego se hace ancha. Es muy bonita, desde luego. Te hace pensar en una casa acogedora y en alguien tranquilo y recién duchado tomándose un café mientras trabaja en el ordenador muy concentrado o empieza a leerse un libro una mañana de domingo.
Todo eso evoca mi taza desde su precipicio.
No es dificil dominar el arte de perder - dice el poema que hay escrito.
Mi interlocutor no abre la boca. Aquí no hay nadie más que diga nada. Solamente hablo yo. Y gesticulo exagerada.
“Nuestro problema es la insatisfacción. No sé dónde debemos tener el listón” – y levanto mucho el brazo acompañando la idea de un listón muy alto.
El poema es de Elizabeth Bishop. De hecho hace un rato se lo he leído a Núria y le ha encantado.
Tantas cosas parecen llenas del propósito de ser perdidas
que su pérdida no es ningún desastre.
Me aburro de mi propia conversación en la mesa.
Mi interlocutor está a punto de abrazarme compasivo
cuando
de repente
todo
pasa
a cámara
lenta.
Alguien ha dicho alguna tontería en la otra punta de la mesa.
La risa se esparce ruidosa.
Mis carcajadas me mueven hacia adelante y hacia atrás como un boxeador rebotando en el suelo.
Ya es evidente:
estoy a punto de dar un golpe
allí donde está mi taza,
que saldrá volando por el aire.
Va a ser un momento de mucha confusión,
pero reaccionaré de prisa,
voy a correr a intentar cogerla
heroicamente.
Quién sabe si me dará tiempo.
Si podré salvarla.
Como se rompa la taza no descarto la opción de llorar.

dimecres, 10 d’agost de 2016

Podria semblar autoajuda però són confessions d'ansiosa


Se’m moren les plantes
perquè les rego amb la histèria
que m’embruta la saba.
Perquè me les deixo als avions i als trens
que agafo impacient
per lligar-me les vostres ànimes als peus
-com una polsera al turmell que es perd a la primera de canvi.
Perquè la meva atenció està tan nerviosa que,
malgrat hi pensa tot el dia,
és incapaç de seguir el ritme de la seva lentitud.
Se'm moren les plantes en pandèmia.
Inspirar en 4 expirar en 8.
Brindar amb cervesa.
Canviar el capitalisme de les nostres voluntats
per tot el que el ventre pot pair
i sentir-nos sàvies
i propietàries d’alguna cosa més enllà d’aquest neguit
que ens diu ‘Agafa tot el que puguis i corre’
-com s’atraquen supermercats quan arriba el pànic.

A dintre meu hi ha una dona que em reclama
-com una nena que diu ‘Mama, mira!’,
i es llença al mar i neda lluny i res l’atura.