divendres, 28 de desembre de 2012

Favors

A Panamà dormíem 12 en una habitació.
A sobre del meu llit hi dormia la Monique, que era francesa i tenia els cabells infinitament llargs.
Tota
ella
era
aquells cabells que s'ondulaven
i li regalimaven per l'esquena.
I amb la mà se'ls estirava,
i s'embolicava un dit tot de cabells, i n'hi sobraven,
i se'ls posava darrera l'orella, i l'hi queien,
i amb tota la mà se'ls apartava dels ulls,
i ara es feia una cua,
i ara canviava d'idea.
I quan vam anar a sopar,
sense adonar-se'n,
sucava els cabells a l'amanida.

Abans d'anar a dormir se'ls va raspallar tanta estona que vaig voler llançar la pinta per la finestra.

I quan ens vam estirar al llit els cabells li sortien per dalt i semblava que la llitera tingués un serrell.

A mitja nit
vaig recordar
que a dins del necesser
portava
les tisoretes
                de tallar les ungles. 

dilluns, 10 de desembre de 2012

Com mig centpeus travessant-me el ventre

Tinc una cicatriu molt vella
que em miro amb un amor
que ningú entén.
Però és que no saben que penso 
que, si malgrat els segles
ens posessin de costat,
a partir d'on la meva s'acaba
seguiria la teva meitat.

divendres, 7 de desembre de 2012

Terapia

Primero estás tú, testaruda como una ola, como una enredadera que va ahogando el árbol dándole vueltas, como una boa constrictor, pero tan lenta que ni te das cuenta. A fuera palmeras, el sol naranja en el mar y veinte mil animales y plantas. Tú como parte enanita del mundo o el mundo como parte enanita de ti. Cada día decidirse, como si importara.
Hay enfermedades autoimmunes de la mente, pero todavía no las han descubierto. Son como un carcoma, y ya me dirás a dónde vas con el alma lleno de agujeros.

Veinte mil
vuitres
masoquistas
se comen las uñas
hasta los brazos
(luego piensan un siglo entero en lo que han hecho).
Ya podrían ser más prácticos.

Después están los demás, con sus otras dolencias más o menos graves, hablándote sin esconderlas. Chocando unos con otros en la Avenida Central,

Veinte mil
girasoles
ciegos
dan vueltas siguiendo su objetivo
sin mover los pies del suelo.
Ya podrían aprender de sus semillas.

Veinte mil
pericos
sordos
repiten una vez tras otra
ser sabios y libres
(como "hijos del viento").
Ya podrían ser totalmente mudos.

Chocando unos con otros en la Avenida Central, digo, los egos enfermos ponen su mejor cara.

Ayudar en los males ajenos cura los propios. Cada cual con el mal de otro, y Dios con el de todos.