dimecres, 15 de març de 2017

Rezándole al cambio



                                                             A la Marta

Creer,
como creen en Jesús y en la Virgen
y en quien sea,
en el cambio.
Creer en el cambio
como en el cielo.
Pensar en una mano ajena
como un gran gancho
plateado y brillante
que me cogerá con sus dedos de gancho
y me llevará vete a saber a dónde
al país del cambio,
donde se respira como hay que respirar
y donde va a darme igual
esto
y eso
y aquello.
Sentarme a esperar
o, mejor aun,
hacer alguna cosa al respecto
en todas direcciones
como un pájaro encerrado
en una caja de cristal.
Puede hacer gracia.
“Por el amor de Dios
dile a este pájaro que pare de golpearse
que me está poniendo de los nervios”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada